miércoles, 21 de junio de 2017

Los ojos chispeantes del que nunca muere

Cuando Ra envejeció
se institucionalizó su divinidad y los hombres
dejaron de honrarle
Entonces dejó caer una criatura
para que nadie olvide su verdadero espíritu


Recae sobre todos los individuos un fulgor interno, a la espera de ser liberado. Una llamarada que es reclamada con un tono más potente de lo normal, con palabras más contundentes. Una arenga no es un recurso vanal, es la oportunidad que se tiene de tocar en los corazones de las personas y hacerlas levantar por un propósito que les trasciende como seres humanos.

Se ha escrito mucho sobre las arengas, sin embargo no hay arma capaz de arrebatarle al hombre sus palabras: a esta criatura sólo se le puede ahogar, pues su piel es impenetrable. Del león se le reconoce, más allá de su melena, por su rugido; es por ello que la ferocidad es el punto fuerte de toda arenga. Aunque parezca algo cultural, la existencia de las arengas es la más clara demostración de que no existe el relativismo moral porque, al fin y al cabo, ¿se insinúa que la gente es inspirada por nada? Aquello que inspira a las personas no es un ardid cultural, un meme o algo que tengamos entendido. Por supuesto no se trata de una exageración o pomposidad dependiente del ambiente... Sólo nos queda una alternativa: es el instrumento del que se vale la fuerza arquetípica para persistir.

Sin embargo, las arengas son cortas..., como lo va a ser este periodo menguante. Llegará la luna nueva y nada habrá cambiado; cruzaremos los dedos para que no haya una tercera guerra mundial, o para que Corea del Norte no lance la bomba H en la costa oeste. Al fin y al cabo, ¿habrá enriquecido el uranio hasta el 95%? Para cuando las arengas resuenen en todas las calles, como ocurre en Corea del Norte, sabremos que no supimos ahogar sus oscuras intenciones. Las acciones militares están para dejar paso a la democracia. La democracia no es el menos malo de las formas de gobierno, es la única forma de gobierno donde las personas estén dispuestas a integrarse.









Dicho esto
no olvidéis comentar
para dos o tres que lo han hecho...,
seguro que sabré gestionarme.








martes, 20 de junio de 2017

La conveniencia de los colectivismos

No sé cómo me va a salir esta entrada
creo que es la más complicada de entender 
para el mundo occidental
Y me encaja perfectamente tras explicar los
errores históricos de nuestra civilización


Desde siempre en todas nuestras culturas, antes de que el individuo empezara a ser cazador, existía un afán recolector donde, aun en momentos difíciles, siempre habrá quien busque la manera de preparar el sustento - hasta el punto de cocinarlo, recolectarlo, etc... Este tipo de actos supone pensar en el colectivo por encima del momento puntual, de la circunstancia actual. Se trata de una actitud muy propia de los mamíferos, de los animales de sangre caliente: hay que ser previsores y prepararse ante la adversidad. Así, para cuando los titanes aparezcan ante el Olimpo, siempre habrá alguna persona previsora que tendrá unos rayos preparados.


Cuando el destino es la paz, su preparación es el perdón. Cuando el destino es la guerra, su preparación puede ser el entrenamiento. Hay que hacer levas, recoger materia prima, preparar suministros, sazonarlos... Como cuenta una leyenda sobre el asedio a Quart Hadast: de cómo el general Magón sacrificó los elefantes para sazonarlos previendo un largo asedio, en vez de usarlos para iniciar un conflicto armado. La ciudad aguantó lo indecible, sin que cayera víctima civil alguna ni por enfermedad ni por asalto; o eso se cuenta.

Sin embargo lo que iba a contar era una peculiar característica. Un pequeño error de diseño que tiene el ser humano y que le viene por la propia evolución natural.

Aprovecha que estás en casa ajena para abrir cofres
La Tierra en tus manos. Eso es lo que significa tener un cetro; no es posible la existencia de la figura de un emperador si éste no posee algo tan persistente como un cetro en sus manos. La idea que le concede el poder al emperador para que disponga de todo lo que hay en la tierra y trascienda ese poder para que evolucione es un eón. Éste le confiere la autoridad como monarca y provoca que las personas sean fieles a su causa. Se perdonan las faltas del que posee el cetro por el bien del colectivo, igual que cada individuo tiene sus propias faltas. Y es así como se evoluciona como sociedad.

Cuando un ejército atravesaba un pueblo, no era raro ver cómo éste lo arrasaba (reguisaban sus recursos), pues este ejército marchaba en su nombre y defensa. De la misma manera, los cruzados, por muy  improvisado que fuera ese ejército, también saqueaban pueblos y ciudades, ya sean cristianas o musulmanas a su paso..., ¿que está prohibido robar? Eso está pensado para los individuos, no para el colectivo.

En los videojuegos pasa algo parecido: el personaje jugador entra en una casa y se pone a abrir cofres. En cierta manera hay una justificación: lo que encuentre lo usará para salvar al mundo..., y esas cosas, en eso consiste la partida ¿Para qué quieren cosas mundanas o materiales cuando el mundo es posible que sea arrasado por un enorme cometa? ¿Quiénes son los únicos que pueden salvarles?

La ética y la moralidad trabajan a escalas diferentes cuando hablamos de individuos que cuando hablamos de colectivos. Por hacer posibles cientos de utopías se han matado de la manera más masiva en toda la historia de los mamíferos. Por encima de los deseos más primarios de egoísmo o placer... La guerra de Troya, obviamente, no podía ser un hecho histórico debido a que los motivos por los cuales se llevan a cabo algo tan épico nunca jamás en la historia han podido ser por algo tan irónicamente absurdo como el amor de una mujer. Pura poesía.

Las guerras fraternales debían de estar vinculados con monarcas que, al mismo tiempo, eran seguidos por motivos utópicos..., la fidelidad a la corona provenía del poder que confiere el que tiene el cetro; el que da de comer, el que tiene el mundo tal como es. La realidad conservadora.

Por esa razón se reinventan los grandes pecados para que se llamen de otra manera - para que no sean pecados en sí. Si pagar a un sacerdote católico sus eucaristías es pecado mortal (simonía), otra cosa es sostener a la estructura eclesiástica con gulas: el pecado que el penitente se libera en nombre de la Iglesia es un paso más hacia su futura salvación. Se trata de una inversión hacia un colectivo; en este caso la mente del mamífero piensa de manera diferente.

Cerrando los ojos de este eón, se pueden oscurecer los Principios de las personas, llegando a justificar las barbaridades más ruínes. Se puede perdonar los actos de todos los niños, desdeñar las quejas de sus afectados y, luego, de mayores, veremos en qué se convierten. De la misma manera, parece que la idea que se tiene de lo que es moralmente aceptable muchos lo tienen asociado a la vergüenza; cuando en realidad la vergüenza es la que tiene que ser dominada y enseñada por los Principios. Reminiscencia o vergüenza como técnica. Reconocimiento o creatividad de los Derechos Humanos. Cognición o conductismo en la psicología. No existe dilema alguno..., lo que sí que hay es mucho relativista que se cree sabio.

La Verdad, en cuanto a cambiante, no ingeniable. El Sabio, en cuanto a caminante, un experimentable.




Suficiente hasta aquí
Ya veremos si sigo en esta página
no dejéis sentar ningún dogma








lunes, 19 de junio de 2017

Relato. La apertura de las puertas

Anoche soñé que unos perros gigantescos (de Zharzi)
me esperaban en mitad de la noche
empezaron a aullar para devorarme con mis acompañantes
Cuando huí al pueblo, los habitantes no prestaron su ayuda
¿Por qué iba acompañado? 
¿Alguien me está acompañando por primera vez?


Relato. La apertura de las puertas.

Con la llegada del solsticio los grandes monarcas han hecho prometer a sus criados que no desvelarán el lugar donde han acordado citarse. La señora del pazo ha abierto sus puertas y está todo preparado.

- ¿Seguro que no necesitarán alguna clase de seguridad ahí dentro? - preguntó la señora.
- No se preocupe, nos protege alguien invulnerable - respondió el alto aristócrata, mientras ocultaba con mucho celo algo bajo su sayo.
- Las criaturas de la noche se acercarán con mucho celo, señor, debemos apresurarnos - dijo un desconocido que se había acercado con cierta celeridad, antes de que se cerrara la valla.
- ¿Viene con vos? - preguntó la señora.
- Déjele pasar, a él y a nadie más ¿Seguro que están todos?
- Sí, me mostraron el sello y la marca.
- Comprobaremos que son los que son - respondió el aristócrata.
- ¿Lo ha traído? - le dijo al aristócrata el desconocido.

Hubo un momento de tensión. Sin embargo, tras respirar profundamente, confesó que lo tenía bajo su poder. Que, efectivamente, el gran libro lo tenía. No pudo evitar verlo la señora: un enorme libro amarillo de registros.

- Nadie puede escribir en él ¿Con qué artilugio serás capaz de escribir sobre él?
- Entregadmelo y lo veréis.
- Antes quiero que me presentes a tu amigo.
- No se fíe más de mi amigo que de mí. Es de quien menos me fío.
- Y quien mejor le cae, por lo visto - dijo mientras iba acercándose paulatinamente al lugar de reunión - Entonces, al final, ¿seremos nueve?

La señora no pudo evitar escuchar que iban a ser nueve, cuando en realidad esa cuenta no le salía por ningún lado. Algo extraño le estaba rondando por la mente, además de que ese sitio estaba contaminado con muchas malas historias; es, posiblemente, el último lugar donde debieran reunirse unos supersticiosos. Sin embargo, cumplió su cometido y cerró la valla mientras se alejaba. En cierta manera, cuanto más lejos de esa gente, mejor.

Al entrar en casa ordenó a sus hijos que se quedaran en ella. Por ese día, que no jugaran fuera. Hacía un calor aplastante y en la noche hacía bueno, pero quería tenerlos asegurados; algo le decía que tenerlos por ahí no sería buena idea. En cuanto vió a su hijo acercarse al pozo no pudo evitar chillarle, aunque fuera sólo por un momento había algo en el ambiente. Los deberes que tuvieran que hacer lo tenían que hacer pronto y ya.

Poco a poco entró el anochecer y los grillos dejaron de cantar. El viento entresopló extraños lamentos y el frío aterciopelado empezó a atravesar todos los rincones del lugar. No quiso ni imaginarse qué era lo que estaba pasando fuera, pero rápidamente se abalanzó hacia un rosario y empezó a rezarle a la virgen María; le dijo a sus hijos que hicieran lo mismo que ella. Era inevitable sentir el miedo de la madre.

Las contraventanas empezaban a quejarse, el viento casual zarandeaba los tablones podridos del tejado y silvaba de vez en cuando. Entonces oyeron los aullidos. Unos aullidos como provenientes de ultratumba que inundaron como ecos toda la llanura.

Fueron pasando las horas hasta que llegada la noche más oscura alguien tocó la puerta. Aunque dudó en hacerlo, la señora abrió la puerta y descubrió un hombre rubio joven y alto desnudo salvo por una enorme capa que le cubría las vergüenzas.

- ¿Necesita ayuda?
- ¿No está el señor de la casa? Necesito sus ropas, y pensar un poco.
- ¿De dónde sale Vd?
- Acabo de spawnearme en este sitio, pero han salido corriendo.
- ¿De qué habla? ¿Se refiere a los que tienen el libro amarillo?
- ¿El libro amarillo? - dijo sobresaltado el desconocido - ¿dónde está el libro amarillo? ¿quién lo tenía? - dijo mientras la zarandeaba.
- Señor me está asustando, tengo que pedirle que se marche.
- Me dijo que no lo habían traido ¡No están preparados! ¿Es que no ves que no lo van a entender?
- Mire, señor zumbao - dijo mientras le empujaba hacia fuera - búsquese ese libro en otra parte - y, con las mismas, le cerró la puerta en las narices.

Eso hizo gracia, la hija, que lo había presenciado todo, se rió. Pero, entonces, al otro lado de la puerta se oyó:

- Entonces este mundo no tiene sentido.

Tras decir esto, se dejó de oir nada fuera: nisiquiera crujidos o silbidos. Así que dejaron pasar la noche para comprobar, a la mañana siguiente, que había una enorme capa en el suelo. Y ni rastro de aquel misterioso hombre rubio.










sábado, 17 de junio de 2017

Las últimas coletadas

Todo apunta a que mis aportaciones a las letras no van a causar mella. 
Veo que, poco a poco, ya he tocado fondo
mis aportaciones al mundo de la ficción no parece que vaya a más


Vine, probé y no cuajó. Las ventas de mi libro las convertiré en una inversión a largo plazo, no parece que vaya a vivir de él. Puede que pruebe a contactar con alguna editorial para ver si me subvencionan la continuación, donde desarrollaría el alto plano astral pero, como dudo que me respondan, al final la humanidad se va a quedar con las ganas.

Mis teorías sobre los recursos literarios supone encontrarle la base científica a las letras. Sin embargo, por mucho que he intentado venderlo como una teoría científica, hasta ahora no he encontrado a nadie que la quiera ver como tal. Así que me va a tocar pasar a un estado más pasivo, puede que redacte un convenio..., o no. Ya veremos. En cualquier caso, debo reorganizar mis apuntes algebraicos; hay muchas matemáticas detrás. Y es una pena que no se vayan a probar mis tesis empíricamente, como es debido.

Otra cosa en la que me he dado cuenta es en la desvinculación de los medios con la realidad. Siempre ha sido muy común ver al periodista adherirse a una tesis ideológica con el fin de justificar su tertulia: lo último fue ver a una periodista intentar convencernos de que los psicólogos ven en abrir las piernas un comportamiento agresivo (cuando en realidad los cazatalentos saben que es un comportamiento sumiso, de extroversión - y cruzarlas es poner barreras). La ideología está intentando desplazar hacia los hombres las represiones (ir contra su psicología) que se habían impuesto contra las mujeres. Absurdo. Y todo por no querer documentarse, por querer tener razón.

Yo sé que en televisión es fácil sucumbir al error y a la exageración. Lo vemos en los youtubers. Pero también es cierto que lo inteligente es lo que se viene a llamar un humor más blanco: intentar evitar las ideologías y casamientos; intentar evitar el tener razón, pues de lo contrario uno puede pillarse las manos. Se puede comprender que en ocasiones hay quien crea que tiene razón, pero es fácil saber cuándo es probable que no la tenga: cuando sus pares le cuestionan. Yo, por desgracia, no tengo la suerte de ver cómo me cuestionan mis ideas - más allá de troladas; por eso no comprendo el comportamiento de algunos periodistas.

Cuando pienso en uno de los mayores errores históricos que ha vivido nuestra civilización en la Revolución Francesa, no puedo pararme a pensar cómo es posible que estas cosas no se estudien como es debido en ciencias políticas - para perseguir tales vicios. Sin irme demasiado lejos, en informática se tiene reconocido dos tipos de vicios sociales: los lamers y los autoinmunes. El lamer es el que se te pega para que parezca que entre los dos formamos equipo, cuando en realidad tienes que tirar de él. El autoinmune es el que cree que todo el mundo es un lamer.

Digamos que algo parecido ocurrió en la Revolución Francesa: apareció una izquierda y una derecha; como cuando en ingeniería están los analistas y los tecnócratas. Los analistas gustan de resolver las cosas a su manera, valiéndose de cálculos propios (sin olvidar el documentarse y la tecnología), mientras que los tecnócratas gustan de valerse de la tecnología y la documentación ajenas (sin olvidar las fórmulas propias). Los que se ponían a la izquierda de la corona abogaban conque el pueblo francés sería más feliz bajo unos esquemas muy diferentes a los actuales, los que se ponían a la derecha consideraban que la orgánica actual podía mantenerse y satisfacer a todo el mundo. Y yo me pregunto, ¿cómo es posible que haya gente que esté plenamente segura de qué es lo que quiere todo el mundo en todo momento?

Con los años estuve construyéndome una tesis al respecto de la idea de democracia, y comprobé que casaba con una tesis doctoral que encontré por Internet..., básicamente, no es cierto que los fundamentos democráticos sean relativos a una ideología: de hecho la única idea de democrácia posible debería de ser independiente de toda ideología.

Podemos partir de la dicotomía encontrada en El Príncipe de Maquiavelo. En términos de esas cartas, los pueblos pueden ser autócratas (y depender del Estado) o ser republicanos (y depender de las propias familias). Sin embargo, si nos fijamos un poco: no se trata de depender exclusivamente del estado, pues supone convertir al autócrata en sectario. Ni tampoco consiste en dejar a las familias en la indefensión, pues supone convertir al republicano en un sociópata. Considero que sectarios y sociópatas son psicologías incompatibles con la democracia. De la misma manera que el autócrata se parece más al republicano federal, y el no autócrata al confederal. Aunque hay que admitir que, tras leer El Principe, parece como si Maquiavelo considerara que el pueblo italiano estaba siendo víctima de las sectas formadas por las mafias y, por tanto, las definiciones se tendrían que enfocar de otra manera.

A partir de la lectura que hago, considero que cuando se es un demócrata se apuesta por una república federal o confederal, dependiendo de la ideología de cada cual, pero que no pueden defenderse ideas ni sociopáticas ni sectarias; por mucho que se disfracen de derecha o izquierda respectivamente en este país. También he llegado a hacer otras dicotomías en este blog, pero desde otros puntos de vista: no hay que olvidar que el conservadurismo, dependiendo de la cultura, puede estar vinculado o al federalismo o al confederalismo - y de ahí no salirse.

En otra ocasión, habré comentado que contra el feudalismo Rousseau ideó el Pacto Social: el socialismo. El socialismo, por ende, no es un movimiento de izquierdas, sino un movimiento que sustituye la monarquía (tal como consolidaría yo mi lenguaje). Como muestra de ello, si definimos comunismo como la política que hace realidad un Pacto Social entonces las primeras muestras de comunismo serían mancomunidades cristianas. De hecho, Marx se encargó de replantear el socialismo cerrando mucho más el club al potenciar la crítica al chovinismo, que es el motor que puede provocar que el conservadurismo se vuelva enfermedad social. En mi blog los he llamado arcontes. El nihilismo los consideraba ídolos, y las personas tienen la obligación de determinar qué deben seguir y cómo deben hablar o llegar a ser. De lo contrario, el exceso de chovinismo les podrían volver muy patrióticos: sectarios.

Un ejemplo de jugada ideológica en los medios fue el autobús de Hazte Oir. Intentaban hacernos creer que los niños no podían nacer con vulva y las niñas con pene: no reconocían la existencia de los hermafroditas, hasta el punto de llamar mentirosa a la ciencia y a los afectados - que conforman un colectivo vulnerable. Los periodistas, con el fin de tapar ese agujero de odio, intentaron dirigir el debate hacia la transexualidad, donde hasta podría haber alguna clase de agujero científico..., cosa que tampoco. Negar la existencia de un contingente es anticientífico, es sectario. Anteponer la ideología por encima de la realidad podría considerarse mentir.

Cuando un niño nace con vulva, y el resto de sus órganos masculinos (hermafroditismo), en vez de considerarlo una malformación, lo que hay que hacer es valernos de su consciencia: él debe elegir qué entiende por ser un hombre, él debe construir su idea de masculinidad. Nadie tiene derecho a decir que es menos hombre porque se haya desarrollado de manera diferente una parte de su cuerpo.

Imaginemos un infante que ha nacido con tres brazos, puede que la ciencia sea capaz de arreglar parte del desaguisado, pero también es posible que no. En cualquier caso, es el infante el que debe decidir qué entiende por individuo: no va a ser un médico (tecnocracia - sociopatía) ni tampoco sus padres (Patriarcado/Matriarcado - sectarismo) los que decidan.

La crítica que se hace a estas ideas que planteo (el presente texto) es que son megalómanas (sociopatía). Los detractores comentan que se intenta hacer creer a los niños que si quieren ser mariposas, ¡pues serán mariposas! Como si el nihilista defendiera el relativismo. Es posible que el marxismo cultural haya sido movido por personas que no querían reconocer la realidad tal como es, que fueran relativistas morales, sin embargo el nacimiento de esa doctrina también es posible que esté ausente de megalomanías. Es difícil estar documentado en todo, yo no desdeñaría una corriente al completo.

Sin ir más lejos, se ha intentado desprestigiar a Simone de Beauvoir llamándola, entre otras cosas, pederastra... Cuando leemos su obra comprobamos que ella ve con malos ojos ese tipo de comportamiento y que la única defensa que hizo fue firmar en favor de un pedófilo cuya condena consideró que era demasiado severa..., y puede que se equivocara - pero eso y sus apetencias con veinteañeras no la convierte en una mala persona ni se merece esa mala prensa.

La razón por la cual estas ideas van ganando peso es porque los malos periodistas están bajando el nivel hasta el punto de que sujetos mal documentados están consiguiendo tener peso; concretamente hablo del neomachismo. Cuando aparece un neochovinismo es como cuando una persona supera una gripe y, acto seguido, tiene una recaída. La recaída, como es de esperar, no es signo de inteligencia o evolución, sino justamente de todo lo contrario. El que no se cuida empeora, es muy simple.

El neomachismo nace del club Bilderberg, según mis pesquisas, y las pretensiones conservaduristas de Rockefeller y Soros. Como ya expliqué en este blog, existe una corriente que pretende reducir el tamaño de la población y, para ello, según parece, podría haberse usado España como experimento. Sin embargo, no todo es lo que parece (incluso lo que no parece). La subida de Zapatero al poder y el que eligiera a María Teresa se trató de una mera estrategia política para apovechar el resurgimiento del boom feminista de la tercera ola [Simone de Beauvoir queda necesariamente excluida en esta ola] para que las ideas y la cultura marcaran la agenda política por encima de la corrupción y la idiotez (la ceja). En aquellos tiempos se producían casi más indultos en España que leyes absurdas en el boletín oficial, y Zapatero al final mantuvo el estandarte de la idiotez.

Por otro lado, cosas como el tetazo en Argentina o la ley de violencia de género (una década antes) en España no tiene nada que ver con el feminismo hasta la segunda ola - en absoluto. Aún peor, si observamos a las Pussy Riot, a pesar de la coincidencias en formas y tiempos, los contenidos y mensajes son notoria y alarmantemente diferentes. Así mismo sucede con el movimiento de las SCUM..., no se puede comparar todos estos movimientos; el único pegamento capaz de hacerlo es la financiación interesada o el neomachismo como opositor común.

Por eso mismo, porque una ley tan absurda como la ley de violencia de género en España (que trivialmente atenta contra los Derechos Humanos, es ininteligible y tiene el ámbito de aplicación mal compilado) al ser aprobada tras superar a la oposición del Parlamento, al Senado, al Tribunal Constitucional español y al Tribunal de Estrasburgo europeo; así como ver cómo los periodistas le siguen el juego y, durante el gobierno de Zapatero, se estuvo prohibiendo la recopilación de datos sobre suicidios en España, así como los infanticidios (que entra en el ámbito de aplicación en la ley de violencia de género) y no les importó a los periodistas progres (megalomanía sobre la moralidad - supremacía de la moralidad de izquierdas), podemos comprender que tuvo que haber una mano negra encargada de poner el dinero donde quedaran los principios para conformar la estructura necesaria que permitiera la entrada de la demencia a las leyes de España. No es de extrañar que la aplicación de la ley de violencia de género se lleve a cabo exclusivamente para españolas. Se trata de una ley nacional, no sobre las mujeres, o el sexo, los débiles..., nada. No tenía ni razón de existencia, más allá del matraz en el que se diseñó.

Veo que los hay que intentan deshacer la mierda que han creado. Intentan rescatar la palabra feminismo, que ahora está lleno de malos actos. Las palabras hay que usarlas con cuidado: debemos valernos de nuestro lenguaje para llegar a ser mejores como sociedad. Recuerdo cómo una de mis hermanas empezó a comportarse de manera muy mezquina con su novio coincidiendo con la aparición de la ley de violencia de género, y la creencia de que el macho está hecho de otra piel. Simone de Beauvoir nos demostró de manera bien documentada que existía el Patriarcado, y que había que emprender una lucha contra lo que vemos; si algo nos incomoda debemos valernos del lenguaje que más se adecúe a lo que esperamos de la sociedad.

Si queremos que feminismo signifique igualdad entonces no podemos defender, en nombre del feminismo, que un padre no pueda tener la custodia compartida de sus hijos. De hecho, nuestra sociedad se ha pervertido por culpa del egoísmo económico y la rentabilidad del trabajo: si aprovechamos el hecho de que somos más, ahora hay más razones que nunca para rediseñar el Pacto: como defendió Bertrand Russel, antes de la llegada de Hitler y sus intoxicaciones dogmáticas que recayeron a Europa y a posteriori a Oriente Medio, renta básica universal y finito.

Por otro lado, a diferencia de las feminazis, una imagen que realmente puede definir a Simone de Beauvoir era el enorme amor que tenía a su marido, al que superaba intelectualmente; pero que defendía desde su propia obra. Esa imagen tan machista que se tenía de ella: que tenía la mente de un hombre..., ¿no seríais vosotros los que demostrabais que vuestra mente era secundaria en comparación con las ideas de esta señora? Quizá Simone de Beauvoir, más allá de que no quisiera adherirse a la definición de socialismo tal como la contemplo, podría ser el último y máximo representante del existencialismo. Y, empero, de haber vivido lo suficiente como para ver lo que han hecho con la palabra feminismo le habría dado serias arcadas..., de hecho hay un extracto en su propia obra que critica los momentos que vivimos hoy día..., todo está más que estudiado, se trata de una recaída.





Veremos por mi parte qué aporto desde ahora.















jueves, 8 de junio de 2017

La entrada con más corazón

Existe un concepto persistente
que nadie juraría que es la esencia de todo
pero que está en todas las culturas
como eje vertebrador de toda civilización
Hoy hablo del análisis 


No sé si tendré fuerzas como para hablar de este tema, porque este recurso literario es, posiblemente, el más poderoso, mordaz y evidente. Es el más afilado, el más presente (en especial con lo que estamos viviendo ahora)..., y las debilidades de cada uno se verán reflejadas en cómo lo describe. Así que, si bien me fue difícil justificar a amigos míos el carácter científico de la existencia de unos memes a los que yo llamaba arcontes entonces, ¿cómo justificar la relación sistemática de lo que llamo los eones si, entre otras cosas, estos mismos acaban conformando la propia realidad trascendente que usamos para interpretar las cosas? Y claro, si uso un lenguaje más sencillo, ¿realmente haré justicia del uso del mismo a la hora de describirlos? Me resulta muy complejo.

En todas las culturas siempre ha habido alguna clase de juicio final. Este juicio enfrentaba al alma hacia dos posibilidades. El juico de osiris cogía un corazón y lo enfrentaba al análisis de los actos: ¿el ente tiene instintos puros o, por el contrario, fue manipulador?





Usando como contrapeso la pluma de la verdad, el análisis hará que la historia de la vida del mortal se torne hacia la luz o hacia la oscuridad, hacia algo consistente o algo caluroso y caótico. Tanto en egipcio como en japonés la palabra corazón forma parte del idioma, generando términos y vocablos asociados a los sentimientos, el instinto, la intuición... El poder de la intuición pura, la que nos empuja hacia lo auténtico..., eso es tener buen corazón; uno que genere las pulsiones correctas, que empuje al organismo hacia la buena dirección. Ahora pensadlo un momento, ¿no suena conspirativo que todas las culturas, aun sin haberse conocido entre sí, estuvieran de acuerdo conque un músculo tan absurdo como el corazón adquiriera todas esas funciones que, hoy día, los neurólogos le atribuyen al cerebro? Bien, no prometo nada, pero intentaré mostrar mis propias teorías al respecto...

Hace tiempo teoricé sobre cómo generar pulsiones en un sistema artificial
Hay que hacer retrospectiva..., supongo, no sé cómo va a salir esta entrada, así que iré tocando temas. Recordemos qué es un eón según mis teorías literarias: consiste en un ente que es reflejo de cómo se tiene que construir la forma artística. Una herramienta de una filosofía literaria, o un resultado estudiado a posteriori de cómo queda hecha la obra de manera que no quede sujeto a una manera cultural y que sea persistente. Quizá no tenga una buena definición, sin embargo podemos decir que lo que llamo arcontes se valdrán de objetos, o iconos (como los definí en este blog, y se ven reflejados en mi novela) para que puedan tener su propia interpretación de lo persistente.

Asímismo, el arconte del mundo tiene que tener una balanza: debe tener capacidad para analizar qué es coherente y qué no lo es. Este eón, el del análisis, supone evaluar qué instintos son auténticos y cuáles no. Es como si dijéramos que el poder interpretativo se lo llevan los arcontes, pero las reglas quedan definidas desde arriba.

Dicho esto, y me habré quedado corto, procederé con otra novela (en la mía las referencias son más leves, pero ya iré comentando) donde se ve el uso de este eón. Para empezar, hay que decir que en los tiempos que corren, ¿qué debemos esperar de una persona sin capacidad para analizar su propia novela? Si alguien hace una crítica literaria y no puede analizar los aspectos que la componen, cómo casan entre ellos, qué es sinónimo de qué..., ¿entonces qué pasa con el corazón y el mensaje en la novela?


Si nos vence el desbalance, los titanes nos devorarán
Un mundo apocalíptico, como el presentado en mi novela, no presenta la idea de los titanes (el apocalipsis se presenta con otro monstruito - el zomby). Pero ya hay un anime que presenta el apocalipsis de los desbalanceados, de los poderosos caóticos incongruentes, de unos monstruos sin empatía aparente, cuyo mundo va a machacar al nuestro y, contra esto, sólo hay una fórmula..., como dice la canción.

Ataque de los titanes. Alza tu corazón y ponte a luchar.
Da igual que la guerra la tengas perdida. Da igual que toda victoria salga mala. Da igual que el enemigo sea desconocido y todopoderoso. Da igual que vivas arrinconado. Da igual todo eso..., porque hay algo que persiste: una fuerza interior reconocible que trasciende a todo eso, un concepto que es independiente de cualquier cultura... Cualquier avance, por pequeño que sea, es un milagro maravilloso que hay que aprovechar.

Cuando ese tesón obra por la traición y se hace coherente entonces estos principios se oscurecen y empiezan a maniobrarse mecanismos de muy difícil resolución. Se ha dado el caso que hace poco murió el padre intelectual de Alqaeda, hace poco más el verdadero padre intelectual del tercer mundo..., todo eso me hace pensar que los titanes también pueden caer, que hay una pequeña esperanza..., igual que en la novela Luces y Espectros, existe siempre una luz al final del tunel. Detrás de acciones llevadas a cabo con mucho corazón, puede haber una victoria grandiosa o una derrota futil, pero nunca un motivo para no llevarlo a cabo; puede que incluso detrás de la derrota una explicación de que no había verdaderos motivos por los que luchar...

Todos esos rasgos persisten más allá de la vida que vivimos y componen nuestras pulsiones, impulsadas por los flujos internos que, con fuerza, ayudan a flexionar nuestros músculos en consonancia con nuestro sistema anímico que, desde el cerebro, intenta adivinarse cuál es. Cuando el corazón se acelera, y todo el organismo está en éxtasis, poco a poco se va contagiando ese estado de anímo al resto del cuerpo y, de ahí, un impulso que sale desde todas las células y se distribuye hasta nuestro sistema nervioso. No queda nada claro dónde se almacenan las pulsiones: para Freud provenían de nuestro sexo, para los neurólogos modernos del cerebro..., yo no lo tengo tan claro.







Suficiente hasta aquí
Quiero vuestros comentarios
No dejéis sentar ningún dogma



jueves, 1 de junio de 2017

No olvidemos que somos humanos



No olvidemos que somos humanos
que hemos nacido con dos brazos
dos piernas y dos ojos
que aquel que nació diferente maldecirá 
cómo lo llamamos
y así mismo se deconstruirá y se reconstruirá.

No olvidemos que tenemos psicología
que nuestro comportamiento nos moldea
elegimos qué comer
y lo que comemos nos hace desear
 cualquier tontería
que nos somete y nos vuelve a obcecar.

No olvidemos que hay luz en nuestro ser
que la droga no lo somete
pues lo conceptual trasciende
y de lo trascendente lo que persiste
dejará entrever
que sólo hay Una Verdad que al relativismo resiste.

No nos perdamos en la megalomanía
que sólo somos humanos
pues perecerá lo efímero
y de lo que trasluzca de nuestro modo
resurgirá la manía
para llenar lo más brillante nuestro de lodo.

No olvidemos que el tedio nos comunica
que en ocasiones no es correcto
cuando hacemos o pensamos
porque hay en nuestro plan algo inacabado
la mente replica
que la psique debe tenerlo todo atado.

No olvidemos nuestro lado claro
aunque el mundo se oscurezca
pues la formalidad no es ortodoxa
y hay que preocuparse de crear pieza a pieza
para hacer pasar por el aro
toda voluntad para que trascienda a la pereza

No olvidemos las simples construcciones
líneas rectas que hagan su función
que enseñen cuál es la manera
para que el siguiente sueñe una curva sinuosa
a partir de intenciones
que formalice una realidad de engaño hermosa.

No olvidemos que somos humanos
elegimos ser menos
más que nada
para jugar a rehacernos como somos
como hermanos
levantándonos mutuamente a nuestros lomos.

Que nadie se libre de debatir sobre la trascendencia del ser, no hay toxicidad en el debate de la moralidad salvo que sea incompatible con el debate mismo; el que cargue con fe irá más lento, el que pretenda hacer cargar con lo que no porta es el tóxico.
Porta lo que aporta
pero lo que no entiende
no lo soporta
y, en cuanto a que lo comprende
hace prenda de lo que sabe
para intoxicar al que enciende
ignora sobre todo lo que cabe
relativiza su entendimiento
y espera que el mundo le alabe.
No es filosofía su calentamiento
y tonto es al que prende
pues sólo ilumina el sufrimiento.


miércoles, 31 de mayo de 2017

Un mundo por ser decoherente y deconstruido, moldeable
sometido por las tradiciones es imposible que trascienda
se trata de descubrir cuál es nuestro pacto con lo que somos

Música para trolear

En esta semana ha muerto ya el creador de Bn Laden, Brzezinski. El polaco que reinventó la guerra fría como sólo dentro de 50 años se atreverán a publicar. Aún hoy día se sigue recriminando al comunismo, para convertir a terroristas en héroes, y viceversa. Muchos medios tienen muy poca vergüenza. En vez de aunarse en una causa común, buscan la manera de difamar  por motivos ideológicos. La desgracia del monoteísmo, mezclada con el afán de colonialismo, creó la canonización. Y tan pronto como critican el deseo de empoderamiento cultural para las personas, se les olvida su propio proceso de canonización - el cual, sí fue sangriento.

Demonizar el comunismo, como si esa palabra fuera suficiente como para provocar muertes, caos, miedos..., como si nunca hubieran existido absurdas utopías, malas planificaciones, genialidades incomprendidas, violentos, villanos héroes en su juventud, dictadores, grandes demócratas silenciados, ultras,... Es como si quisieran censurarles a las generaciones futuras la historia, y negar el único futuro trascendente.

Aprenderéis lo que es el pacto social por las buenas o por las malas (por las malas significa que tendréis que admitirlo con humillación por haber sido tan lentos - lo que ya está por escrito sólo debe ser aceptado).

Parece que vienen cambios, iba a escribir otra entrada, en plan troll..., pero al final he escrito esto. Creo que es fácil analizar la imagen que he puesto, aunque tiene detalles difíciles de ver. Yo ahí veo el Sol y reconocidas cuatro fechas características vinculadas con la cercanía de la Tierra al Sol. Con un ángulo de 120 grados 7 astros que aparecen donde se oscurece el sol..., el 7 es el calendario lunar (las semanas). Los 120 grados corresponde con el ángulo de visión segura humana, representa un cuadrante del isométrico. 

Me hace gracia cuando comento estas cosas..., quien suele escuchar mis explicaciones acaba preguntándome si yo mismo fui el autor; la respuesta es no. Lo siento si he defraudado a alguien. La interpretación que le doy es que hay que mirar hacia la Luna en el próximo menguante. El autor de ese gráfico parece asegurarnos que ahí encontraremos el siguiente mensaje. Sin embargo yo no pienso seguir ese juego; lo que realmente me gustaría sería descubrir en Youtube, o plataforma de calidad equiparable, un usuario que sea capaz de hacer el seguimiento de las distintas señales.

Siempre nos quedará la consabida duda: ¿qué es realmente lo que nos amuerma? ¿Qué es lo que provoca que no miremos los problemas (refugiados, guerras, fronteras, hambre, discriminación, odio...) de frente? ¿Nos dicen acaso que no nos preocupemos porque ya hay una institución (iglesias, banco mundial, etc...) que se encarga de apartaros la mirada? ¿Qué co*o tiene que ver la imagen con la música que he puesto con lo que estoy escribiendo? Yo sólo puedo asegurar una cosa: dudo que haya absolutamente nadie, salvo yo mismo, que entienda lo que acabo de escribir. Por eso va a hacer falta un cambio: tal como están las cosas, no está funcionando.











No dejéis sentar ningún dogma
Desafío a alguien a ser capaz
de poner un relato completo
que sea lo más probable
de lo que está pasando