viernes, 24 de febrero de 2017

Yo no seré economista, pero este tío es tonto.

Menudas patrañas,
escritas todas juntitas y seguido
en cuanto leí un poco por encima
me dieron arcadas...
¿miente o le fallan las cuentas?
¿se mueve por el miedo o por la desidia?
Aquí una entrada sobre lo que él llama la renta básica

Economía personalista y política de alcobas...
Y la culpa es mía, por leer esa clase de columnas. Si sé que no voy a poder leerlas enteras sin que me dé un síncope o algo por el estilo, lo mejor es pasar página..., olvidarlo. Pero claro, eso pasa por querer saber qué retorcidas mentiras se les pasa por esos sujetos que aún siguen en el medievo. Pensamientos que están destinados a ser desechados por la sencilla razón de que parten de la idea del valor de la persona a través de su trabajo.

Pedir lo que necesitas y hacer cuanto puedas, así rezaba el comunismo. Es una idea muy moderna y, con la llegada de la planificación económica, la globalización de los recursos, la participación ciudadana..., y no digo qué pasaría con la liberación de las patentes..., ¡vamos! Ni punto de comparación. Una época que dejará a nuestros coetáneos por completos descerebrados..., sobretodo los autores de según qué artículos.

En ocasiones me lo he preguntado: ¿por qué se morrean ciertos políticos antes con compañeros que con compañeras ex-amigas? ¿De dónde nace el permitir que te palmeen el trasero o sacar chistes ofensivos de carácter machista? Y, por supuesto, ¿de dónde se saca que la renta básica es infinanciable?

Empecemos por el principio, saquemos una cita demencial
[...] una cifra inviable ya que supone casi el 20% de la recaudación total. Incluso si fuera [...] millones, supone aumentar el déficit estructural de España al 4% del PIB.
El subrayado y negrita son míos para mostrar la impostura

Señor Lacalle, ¿dónde se ha perdido? Usted mismo lo acaba de hacer: acaba de incluir la renta básica dentro de un presupuesto financiable por definición. En los países tenemos dos vías para la financiación, una es la renta directa: lo que sale de los ingresos; parece que está insinuando que sólo habría que aumentar en un 4% los impuestos directos..., ¿inviable? ¿inimaginable? ¿imposible?

Supongamos que en España tuviéramos que pagar el 70% de nuestro sueldo en impuestos - cosa que con los cálculos expuestos no es necesario ni por asomo, ¿qué significaría? Simplemente, por definición, OTRO MODELO. Nada más, aquí nadie habla de que sea infinanciable. Es, simple y llanamente otro modelo financiero. Nada más.
En España ya existe una renta mínima de inserción que beneficia a más de 638.000 personas en todo el país
Comparar la renta básica universal con la renta mínima 
aplicada a un sector menor del 17% (tasa de paro) es un insulto a la inteligencia

Resulta que en España los subsidios, si están condicionados, no se dan íntegramente y, además, suponen un sobrecoste por la gestión llevada a cabo por funcionarios. En el mismo instante en el que se considere necesario dar una renta a personas bajo según qué condiciones, tendremos un sistema burocrático que habrá que sostener: y eso es absurdo, se está pagando con sueldos descomunales a personas para que repartan miserias. Se repartiría mucho más, si se hiciera incondicionalmente. Además, de que los cálculos garantizan esa posibilidad. Por tanto, los esquemas basados en subsidios van contra natura y, por si fuera poco: si una persona depende de los subsidios, no puede usar el subsidio como aval para justificar efectos o inversiones a largo plazo. Pero si es incondicional, sí. Esa es la diferencia y la luz al final del túnel.
Antes de pensar en el más que evidente riesgo de un efecto llamada y desincentivo al trabajo clarísimo,
Economía visceral. Sin estudios, sin objetividad. Sin hechos. Sólo miedos

Efecto llamada: los extranjeros vendrán corriendo a este país para descubrir que la renta se da sólo a los nacidos en España y, bajo según qué condiciones, a los extranjeros. Primera falacia desmentida por definición, por formas.

Desincentivo al trabajo: La pirámide de Maslow. Cuando una persona normal tiene cubiertas todas sus necesidades (supervivencia, seguridad, social...), sólo le queda dar lo mejor de sí misma. Segunda falacia desmentida por estudios empíricos, por la psicología.

No hay ni un solo estudio. Estudios CERO. Que avalen ambos miedos. Sí es cierto que se ha demostrado la existencia de tales miedos. Es decir, que se ha demostrado, mediante encuestas, que la gente CREE que eso es lo que pasaría. Pero no se demuestra eso en sí, de hecho, se constata una y otra vez siempre el mismo modelo. Que al final cada uno, por sí mismo, sí trabajaría aun teniendo una renta. Y aún así, se volverán a repetir los experimentos, y volverán a coincidir una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez..., a prueba de tontos..., y de más que tontos..., de necios incluso.

Y he visto por ahí que alguno decía que con 2000 euros en una casa, cada cual se monta un huerto y que todos vivirían como hermitaños ¡Pues sí que hay huertos en España! ¡Y el miedo a que todos los españoles nos convirtamos en surfistas! ¡Pues sí que hay olas! La ambición, nos contaba Russell en su conferencia de entrega del premio Nóbel de literatura, se puede mantener durante una generación. Si tu familia ha estado trabajando toda tu vida, esa costumbre se mantendrá porque te lo pide el instinto. Y no hay ni un solo estudio que niegue esta afirmación, pero sí los hay los que lo avalan.

Miedos..., temores..., tensiones.... No quieren que se globalicen las ganancias..., envidias... También es cierto que la defensa de la renta básica es demasiado garantista y destructora del planeta..., me imagino que ya bajarán el listón para evitar la inflacción o el imperialismo de la externalización extrema. Pero esas cosas se pueden regular, se pueden exterminar..., ¿cómo se borra un prejuicio? ¿Cómo se le enseña a una persona a ser escéptica, científica, profesional...?
En un país con casi un 20% de economía sumergida, negar que se daría un efecto llamada por el cual muchos ciudadanos acudirían a esta subvención mientras realizan trabajos fuera del control del fisco...
Si fuera renta básica universal nadie acudiría, la tendrían y punto.
Efecto llamada a la economía sumergida: A ver si lo entiendo. Dependes del estado y, al mismo tiempo, te escondes del estado ¿Es eso? ¡¡¡Pero nos hemos vuelto gilip*llas!!! Vamos a ver, si dependes más del estado por definición tendrás más temores de que el estado te quite la zanahoria... ¡Pero de dónde viene el darle la vuelta a un comportamiento tan básico! ¿Hace falta recordar que los judíos de la alemania nazi no se sublevaron contra los nazis? Eso es por las promesas que hacía Hitler sobre lo que se iban a encontrar en cuanto llegaran a los campos. Afirmar que las personas no tendrían miedo de defraudar al estado, que es el que te garantiza el pan, es no entender ni papas de la psicología humana.

Y ojo a lo siguiente..., que te pone..., que te pone.... uff...
Los “impuestos a los ricos” es el timo más recurrente en el discurso del populista. En España hay menos de 4.700 contribuyentes que ganen más de 600.000 euros al año.
600.000/12 = 50.000 al mes. Este hombre es de otro planeta.

Voy a explicar este punto, no por esa clase de "argumento" que te deja como diciendo ¿pero existe vida inteligente en este planeta habiendo gente que razona así? Este argumento tiene dos fallas no importantes, sino capitales.

1. Considerar que no se puede quitarle más a una persona que gana sólo 50.000 euros al mes..., o que no vamos a encontrar de dónde sacar la pasta en personas que podrían cobrar ¡¡incluso menos!!..., de verdad, ¿hace falta desarrollar esto?

2. Con la reforma laboral las personas han empezado a perder y los proyectos (las empresas) han empezado a ganar ¿Por qué no menciona los impuestos de sociedades ya que, al fin y al cabo, con un aumento del poder adquisitivo también conllevaría a un aumento de la facturación? Es decir, que una renta básica le conviene a las empresas, y es compatible con un estatuto laboral flexible.

Ya no menciono el detalle de que, hasta ahora, las empresas pagaban gustosamente la seguridad social. Dinero que iba destinado a un montón de chupatintas que cobraban cientos de miles de euros por no haber pegado ni golpe en toda su puñetera vida. La renta básica y la reforma fiscal puede ser un varapalo serio para la corrupción encubierta de la casta que nos ha estado estafando por encima de nuestras posibilidades.

Y ya, en este punto, es cuando me mondo...
¿Cuál es esa solución lógica, que evita el efecto llamada, incentivo a economía sumergida y perpetuación de la pobreza? Un impuesto negativo
Toooongo, tooooooongo, toooooooooooongo

Lo que antes era infinanciable, ahora ya lo es. Cuando antes no se podía ahora sí.... Ahora nos olvidamos del efecto llamada..., ¡no! La gente no se va a hacer autónoma en falso, ni nada. No van a existir personas que se acojan a este modelo de manera grautita..., no..., y, por supuesto, no hay sobrecostes de gestión ¡ni un céntimo de euro!

El asunto es tenerlo atado todo, atado y más que atado. Con sensación de control absoluto. Vamos a darle a la gente lo que le falte para llegar a fin de mes..., pero se lo haremos al terminar el año y si rellenan previamente los formularios oportunos para que sean convenientemente revisados por los señores funcionarios al cargo.
¿Por qué lo rechazan los nuevos populistas? Porque es mucho mejor tener rehenes dependientes de la “generosidad” del gobernante y, por lo tanto, deberle favores a cambio de las migajas del asistencialismo.
Mentiroso/indocumentado.
Que el funcionario a cargo determine si te otorga o no la renta negativa es igual de generoso que si automáticamente te lo dan. La diferencia es que al primero le tienes que ROGAR demostrándole que no puedes, mientras que con la renta básica universal te lo dan SÍ o SÍ. Por tanto, es EXACTAMENTE AL REVÉS ¡paleto!

Al margen de que no me gusta la renta negativa porque supone tener que ponerse de rodillas para que tiren monedas, y porque no puedes usar tu renta negativa como aval para alquilar pisos (por ejemplo), además tenemos el argumento más típico y manido proveniente de la primera mitad del siglo XX y que aún se mantiene: se prefiere la renta básica universal porque es un acto preventivo, y no curativo. Sale más caro la gratuidad exclusiva de urgencias, que la gratuidad general del sistema sanitario. Y, para esto, también hay cifras..., hechos.

En esta vida hay tres tipos de personas: A, AG y G. Los que son de tipo A suelen apalancar el dinero, y suelen relacionarse con gente de tipo A principalmente, y también con algunos de tipo AG. Los de tipo G suelen gastar casi todo lo que tienen y son la base de los ingresos indirectos del país. Suelen pagar a gente de tipo G y a algunos de tipo AG. Cuando se reparte un dinero por igual a todos estos, resulta que cuando la mayoría son de tipo G, la inversión llevada desde el estado se puede recuperar a medio plazo. Y esto es lo que pasa con la renta básica universal - dinero que pones, dinero que recuperas, pero no con el impuesto negativo. Por otro lado, el impuesto negativo es condicional y conlleva tener que asumir traumas socio-económicos que, con una renta básica, no existirían.

Personalmente, y exclusivamente yo, estoy de acuerdo conque la renta básica debería de mantener los niveles de pobreza, pero los motivos no es por electoralismo - sino porque los niveles de consumo actuales son insostenibles. Máxime cuando a estos economistas se les olvida que su modelo tiende a la inflacción, que es externalista, que destruye el planeta y tiende a la superpoblación... Se trata de modelos suicidas cuando se combina con la aparición de un aumento de la esperanza de vida y la aparición de los automatismos, que desplazará la idea que tenemos de trabajo. Si no se sabe crear un modelo completo, lo mejor es echarse a un lado.

Ahora bien, paradógicamente, la renta básica ni siquiera tiene que ser financiable. Ya existen monedas locales que fomentan la liquidez, sólo resta el hacerlas oficiales al asociarlas a recursos públicos, servicios, etcétera... Si no se sabe confeccionar una nueva moneda, o no se está a la altura de explicar cómo funciona, entonces la gente no querrá usarla. Sin embargo, estas crisis son financieras: se resuelven con monedas falsas..., con maneras de calcular..., para cuando llegue las crisis duras..., las de verdad..., a estos sujetos no se les volverá a preguntar. 




Suficiente hasta aquí
quiero vuestros comentarios


martes, 21 de febrero de 2017

La conspiración de las buenas personas. Enseñar empatía.

Nadie se lo cree.
Pero se ha estado enseñando 
la empatía
Hoy vamos a hablar de la exageración
como recurso pedagógico
o potenciador literario

Deberíais de poner marcas de agua,
yo no me acuerdo de dónde saqué esta imagen.
La exageración es un recurso prosódico del canal comunicativo. A mi juicio, no es un recurso literario en sí, porque no tiene cuerpo propio; pero es memético porque un autor consciente puede variar su manera de expresarse usando la "exageración" como filosofía. En definitiva, usando la jerga de este blog, es lo que llamaría un egregor..., pero el término suena demasiado oscuro, tétrico..., o le sonará así a quien le infunda miedos. No pienso detallar los cuatro tipos de exageración en los que podría desdoblarla a partir de su naturaleza memética, pero lo que sí voy a hacer es criticar según qué críticas literarias (musicales) que he llegado a ver porque, la verdad, me estoy preocupando mucho del reducido nivel cultural que hay por ahí.

Es cierto que la idea de amor ochentero puede llegar a resultar machista a nuestros ojos del siglo XXI y, en virtud de que debemos avanzar para ser más civilizados y moralistas, nos vemos con derecho de mirar con condescendencia algunos ritmos que marcaron época. Sin embargo, no es machismo todo lo que reluce y, sobretodo, lo que más machista nos debería de parecer.

Para ello debemos reconocer letras como: "sin ti no soy nada" o "haré lo que me pidas aunque mi vida corra peligro" cantadas por cantantes mujeres. Decir que estas letras son machistas debería ir parejo con alguna clase de ley que nos impida poder ponerlas en escuelas primarias ¿Me equivoco? Hay que pensar muy fríamente lo que defiende cada uno, y llevarlo a un tercer grado. No nos limitemos con la etiqueta, si realmente es lo que dicen que es, entonces habría que marcarlas y censurarlas ¿Suena a despropósito y descabellado?

La exageración es el recurso que se usa para
enseñar a empatizar



Niños y niñas entre 3 y 13 años, imagino, escuchando la letra:


Sin ti no soy nada,
Una gota de lluvia mojando mi cara 
Mi mundo es pequeño y mi corazón pedacitos de hielo 
Solía pensar que el amor no es real, 
Una ilusión que siempre se acaba 
Y ahora sin ti no soy nada 

Sin ti niña mala, 
Sin ti niña triste 
Que abraza su almohada 
Tirada en la cama, 
Mirando la tele y no viendo nada 
Amar por amar y romper a llorar 
En lo más cierto y profundo del alma 
Sin ti no soy nada

Los días que pasan 
Las luces del alba 
Mi alma, mi cuerpo, mi voz, no sirven de nada 
Porque yo sin ti no soy nada 
Sin ti no soy nada 
Sin ti no soy nada 

Me siento tan rara
Las noches de juerga se vuelven amargas 
Me río sin ganas con una sonrisa pintada en la cara 
Soy sólo un actor que olvidó su guión, 

Si fuera machista la letra, entonces sería chovinista y no trasgredería con un mensaje. Me pregunto si realmente alguien piensa que una niña pequeña, tras escuchar esta canción, consideraría que la cantante se reconoce no ser nada por ser mujer, por usar el femenino y suplir un arquetípico femenino dentro del rol de las relaciones amorosas. Como diciendo que las mujeres son actores que olvidan su guión, gente que se ríe sin ganas y, por supuesto, gente que no son nada sin un varón al que amar de verdad. Si esa es la manera de leer la letra y entender la pedagogía, ¡que no se acerquen a mi familia por favor! Idiotas. No tienen ni un halo de sensibilidad y confunden lo circunstancial con lo persistente. Veremos si consigo expresarme convenientemente...

Uno de los aspectos más fundamentales a la hora de usar exageraciones es entender cómo van a calar dentro de la sociedad. Por ejemplo, cojamos el siguiente extracto:

“Toda escoba nueva siempre barre bien. Luego vas a ver desgastadas las cerdas. Cuando las arrugas le corten la piel y la celulitis invada sus piernas volverás desde tu infierno, con el rabo entre los cuernos, implorando una vez más”
Canción que pone al machirulo en su sitio, por superfluo

Hace gracia ver cómo hay quien ve machismo en esta canción, cuando en realidad es exactamente lo contrario. Es como si hubieran cogido el cerebro, lo hubieran colocado sobre el suelo y le dieran con un madera 16 para hacer hoyo en uno. Con gente así no se puede discutir de arte, es una pérdida de tiempo. No tienen ni por dónde empezar. Es literalmente imposible entablar conversación con gente que no tiene ni un ápice de la más leve de las sensibilidades. Es como discutir con un ciego sobre colores, o con un sordo sobre un nuevo instrumento musical. Pedirle a un psicópata su opinión sobre asuntos sensibles es como pretender que el poeta someta sus versos al sentimiento ajeno. Es no entender lo que es la sensibilidad. Es dar palos de ciego.

Pero quería tocar el tema de la exageración. Un ejemplo bien claro lo tenemos en la serie Los Simpsons. Pero no sólo en esa serie, el concepto de exageración es algo usado mucho por Kafka y, por ende, aparecen referencias en muchas series familiares y en películas actuales ¿Por qué menciono Kafka? De hecho, homenageo a este autor mencionándolo en la novela. Si se quiere acabar con los chovinismos sólo hay que exagerarlos. Nada más ¿Cómo? Diréis los más lentos ¿Hace falta insistir aún más en cómo?

Ejemplo. El capítulo de los Simpsons donde se ve a la madre que se ha vuelto como loca porque no aguanta tanto estrés y tanto odio contra la mujer. Es de los primeros capítulos: es entonces cuando los que ven la serie tienen la oportunidad de poner un porqué a lo que sucede. Ahí está la trasgresión. Y se valen de la exageración para que se vea clarito.

Exagerar es fácil.
Pero lo interesante es exagerar el chovinismo
o, de lo contrario, sería una mierda de exageración.
Se han visto letras muy explícitas donde se habla de hacer daño a la pareja: ¿es cierto que las personas usan esas canciones como ejemplo para hacer daño? ¿Es que acaso es Marilyn Manson responsable de que haya tanta violencia en EEUU? Si decimos que no tiene responsabilidad entonces, ¿qué pasa con su letra? ¿Hace apología de la violencia o, por el contrario, la ilustra para poder asumirla?

Hemos visto en España raperos que sí hacen apología de la violencia, y se esconden muy cobardemente tras el "soy un artista, soy un artista..." ¡Farsante! Lo que eres es un niñato. Gentuza que no sabe dónde empieza el arte y dónde acaba la doctrina ¡Qué derecho se cree nadie que tiene de mezclar ambos conceptos para poder contaminar al gremio y luego reclamar su inmunidad!

El principal error del artista es creer que sus exageraciones son ontología
Una exageración, como ya he citado antes, es un recurso pedagógico. No es un ente en sí. No persiste, es superfluo. Por tanto, no es aprovechable en el mundo filosófico. No se puede crear un ídolo persistente, un criterio moral a seguir..., se trata de una prosodia que sirve para la ilustración, el ejemplo, la aclaración, la pedagogía..., por eso no voy a poner letras de mierda de ciertos raperos y reguetoneros que se las dan de artistas sólo porque venden, no porque sepan de lo que hablan o de lo que cantan. Muchos de ellos se mirarán por encima del hombro entre ellos, pero en realidad son la misma mierda: se valen del arquetipo del tipo duro y, por tanto, lo único sólido que transmiten es su propia imagen sometida a dicho arquetipo. Son exclavos y están sometidos porque no pueden salir de su esquema de tipos duros. Así que no pueden permitirse el lujo de trasgredir o decir nada en sus canciones.

¿Qué es trasgredir? ¿Qué es salirse de los esquemas? Estaría horas y horas y horas hablando de esto que es tan trivial para mí y que para muchos es algo taaaan desconocido, según parece:
Aquí · me · ves - fundida a tu vida - de · diez · a · diez - sin telas ni juicios - sin · ningún · porqué, - sintiendome LIBRE - sintiendome TUYA y - amán·do·te.
¿Aunque su vida corra peligro estará dispuesta a hacer todo lo que le dé la gana a su pareja?

La gente no ve la exageración, no ve la ironía..., ve el machismo. Piensa, si una adolescente quiere conquistar a un chico usará esta propaganda..., ¿le servirá realmente? ¡Esta película ya la han dado en el cine! Es casi un subgénero del séptimo arte. La gente debería de darse cuenta de que hay comportamientos que no son contingentes. Si a un bebé le haces una mueca y pones voz de ogro..., ¡se ríe! No se traumatiza. Nuestro mundo funciona así: exagerando las formas para ilustrar los comportamientos.


En ocasiones, las personas que no son sensibles ponen el grito en el cielo sobre lo que utilizamos para aprender. Pero eso es porque no tienen la sensibilidad que hace falta para darse cuenta de que justo eso que critican es lo que ha marcado la historia de nuestra capacidad para discernir lo que nos gusta y lo que no nos gusta.

A propósito, estudiad la prosodia de la canción de Malú (Toda) ¿No suena como enfadada? El enfado se puede confundir con la determinación. Pero no quería hablar de esas formas prosódicas. Yo lo que me pregunto es, con la cultura que tiene la gente, ¿por qué no hicieron una pila de libros con las sobras esas de Grey y los quemaron todos?



La ética no son las palabras, son los actos. Si las palabras están corruptas, sus gobiernos sucumbirán en utopías.
Ya Platón criticaba el arte figurativo, y lo distinguía de la poesía; empero que se trataba de un problema de comparar el arte trasgresor con el porno.





Suficiente hasta aquí
quiero vuestros comentarios
no dejéis sentar ningún dogma











lunes, 20 de febrero de 2017

Cuando decir no significa sí

Los estudios que estoy llevando a cabo
de pragmática me están llevando por 
extraños derroteros
ya he retocado el algoritmo CYK por enésima vez
veremos si con estos últimos postulados
consigo terminar de justificar el autoaprendizaje
de un lenguaje natural

Descripción contingente
Hoy voy a hablar de la sustancia de la comunicación. De un tema que es recurrente en pragmática: parece que hay un objeto detrás de una imagen, de una señal auditiva..., la consciencia nos ayuda a convertirlo en lenguaje. La autoconsciencia no, la consciencia. Cuando oímos un árbol caer, lo que hace que suene ruidoso es nuestra consciencia, lo cual, nos recuerda Hume, exige un acto de presencia. La consciencia es un acto subjetivo, no objetivo. La consciencia es una visión intencionada de la realidad. La autoconsciencia, sin embargo, se centra en la parte objetiva de aquello de lo que somos conscientes. Por lo que, como ya comenté en otros posts, depende del canal, porque trabaja, como la arqueología, con las huellas que hay en él.

He hecho esta introducción de recuerdo para que no nos perdamos, porque hoy quería tocar el tema de lo que es contingente. Lo contingente como adjetivo corresponde con lo que es sustancial o susceptible de poder serlo. Un contingente es un grupo de personas lo suficientemente numeroso como para tomarlo en cuenta. Cuando se dice que una persona es contingente, debemos interpretar que es un error del habla pero, desde la película de Cuerda, se ha convertido en una manera de decir que esa persona podría tener el valor de todo un contingente - sea o no necesario...

Dicho esto vamos a ver un chiste que no tiene ni pies ni cabeza...
El personaje varón dudo que exista en la realidad.
No convence. El chiste no es contingente.
Dejemos las cosas claras: hacer viñetas no es fácil. Debes describir la realidad de la sociedad, y cuando hacen gracia es porque has dado en una fibra sensible. También pueden cabrear cuando les tocas la realidad de la misma fibra que decía. Pero la cosa es que, con el fin de tocar dicha fibra, en ocasiones, se crean personajes que no son contingentes, que no corresponden con un mundo donde nos podamos reconocer nadie, donde no se pueda aplicar esa autoconsciencia de la que hablaba. La que es necesaria para acabar con los chovinismos, con las barreras arquetípicas de nuestra sociedad...

A un ordenador no es que le cueste comprender el mensaje que hay detrás de una imagen, el asunto es que no tiene la consciencia necesaria para combinar todos sus "sentidos" y conformar una imagen arquetípica marcada, además, por la prosodia del momento. Eso es algo que es interesante de introducirle, para que aprenda y, en la medida en la que un informático (como yo, o como quien se emprenda en esta empresa) sea capaz de hacer que tal criatura inerte pueda albergar las técnicas necesarias y darle significado a las cosas como lo haría un animal, éste habría encontrado los postulados necesarios para dar la explicación de dónde se esconden los mensajes.

Obviamente, aquel que se las dé de estar en una situación tan ventajosa debería de dar muestras, pistas, de que va por buen camino. Sus huellas deberían de ser profundas, sus cálculos certeros..., en lo segundo parece que no me va tan bien... Si realmente tuviera razón muchos participarían de sus ideas..., creo que ya me voy quedando más y más fuera de ese perfil... Bueno, aún sigo siendo un investigador local..., ¿paciencia? Ya veremos cuál es la respuesta, las ayudas externas que usaba para saber cómo continuar, a mi juicio, me han traicionado. Así que ahora mismo estoy más perdido que nunca.

Sin embargo, mis postulados sobre la presencia del mensaje, la consciencia, la autoconsciencia, la entropía, la inteligencia..., son persistentes. Se mantienen. Y ahora veo la manera de aprender lenguajes en una máquina: ¿extrapolable a personas? ¿sería capaz de enseñar cualquier idioma a un lego en diez días? Demasiado presuntuoso... Además de que no lo he probado ni conmigo mismo. Todo muy verde.

En cualquier caso, esta entrada era para decir que las máquinas no son capaces de comprender el mensaje interno de una imagen porque ese mensaje no existe, sino que es producto de nuestra manera de ver las cosas. Por eso nos hace "gracia", porque se trata de una mentira. Si fuera un concepto persistente (una verdad) entonces la contradicción nos parecería dramática. Aunque esto ya lo comenté en otro post..., no recuerdo cuándo.

Las personas no se dan cuenta de que suelen usar su ideología para intentar romper con aspectos que las definen como personas, que son sustanciales, y entonces es cuando actúa el dogma. El dogma puede llevarnos a un mundo muy dramático, y ser exclavos de una utopía que, en el fondo, es otra mentira. Sean cuales sean las verdades, no pretendo ser yo el que os las manifieste; como informático tengo un mayor instinto para dar cabida a distintas verdades antes que a juzgar los contenidos. Por eso quisiera incidir en la siguiente posibilidad:

Él estaba cortando unos leños para echarlos en la hoguera. La mañana anterior habían discutido, pero no comprendía la razón. Recordaba hacía años cuando se enamoró de ella, cuándo las estrellas iluminaban la llama que les acompañaba a la intemperie de la noche si estaban juntos. Andaban juntos y los días se ensordecían, la idea de futuro juntos se convertía en un halo de ensoñación donde los problemas se empequeñecían y la marca del presente orientaba las noches hacia un destino cuya navegación les daba un devenir fascinante. Pero la mañana anterior llego el frío, el olvido..., ese árbol donde dejaron la marca del recuerdo, esa historia que marcaron para siempre se pragmatizó, junto con los miedos. Se congelaron los recuerdos en una forma de ser que sólo quedaban en las historias para infantes, en uno de esos sueños que ya no existían. Ahora el frío era la constancia y el devenir era un mapa conocido. Y el miedo hizo que ella se prestara a estar ante él.
- ¿Te pasa algo?
- No - dijo mientras sus ojos miraban hacia el pasado.
- ¿Quiéres que te ayude? - respondió él, porque no eran sus palabras, eran sus actos.
- No pasa nada - dijo tragándose sus lloros por dentro.
No supo cómo dirigirse a ella. Alguna conexión se había perdido. Seguiría cortando leños, mientras destruía el recuerdo de lo que realmente fueron. Quizá, pensó ella, el silencio fue lo más hermoso que quedaba de esa relación que nunca más volvería a hacerles conectar. Había algo que se estaba perdiendo. Habían olvidado de deleitarse del silencio, porque las palabras son innecesarias, todo acabó con una nota: "Quise lo que necesité" .


Los ordenadores y lo racional lo reducen todo a las palabras. Sin embargo, las palabras no pueden expresar todos los actos. Cuando esa clase de realidades sean posibles se obtendrá un determinismo racional a todo lo que nos emociona. Es por ello que esas ideologías que intentan racionalizar lo que no pueden acotar en realidad nos empujan a modas que terminarán por ser abandonadas por no defender principios sustanciales.


Descripción contingente. Duele..., ¿verdad?
No hay que esperar que ni la tecnología, ni los conocimientos inherentes a la civilización (arcanos), nos vuelvan gente recta e interesante. Creo que esa es una de esas afirmaciones sustanciales que no admiten demasiada variación. Ya sólo resta entender qué es la tecnología (el producto de los ingenieros) y lo que son los arcanos (los memes culturales persistentes y sus prosodias). Yo, por mi parte, ya estoy terminando mi primer arcanario (¿suena muy hortera el nombre?), que tiene lo mínimo para que una máquina aprenda un idioma con su mentalidad.




Suficiente hasta aquí
ya me contaréis...
quiero vuestras disquisiciones




jueves, 16 de febrero de 2017

Incorporar mentalidad china. Guan xi

Una de las cosas que más me fascinan
de la civilización oriental
es que han conseguido pensar en colectivo
Hoy voy a hablar sobre el guan xi


Una de las tareas más clásicas dentro de los estudios para la incorporación de sistemas de cálculo que mimetizara el pensamiento humano, es el intento infructuoso de cerrar el círculo abierto por Nash, lo relativo a la determinación a cuándo las sociedades generan equilibrios que favorezcan la cooperación o la competición. Tales estudios un poco más desarrollados, que para el informático podría ser Gibbons, nos lleva a que cada agente que desarrollemos a la hora de adoptar decisiones, se acabará comportando de forma agresiva (halcón) o pasiva (paloma) para al final..., ganar al póker a cuatro expertos..., insisto una tecnología ya conocida. Para mi gusto, nada nuevo.

Ahora bien, ¿quién no ha oído hablar de Los juegos del hambre? Parece que van a hacer un reality en Rusia inspirado en esa película, donde pueda pasar de todo: el enfrentamiento del individuo a la naturaleza, cientos de cámaras vigilando, la policía a la espera de intervenir, un médico..., eso ya se inventó en España hace más de dos mil años. En Cartagena existen vestigios de esos primeros indígenas que rendían culto al Sol, a la naturaleza. Consistía en enfrentarse a las fieras, darle caza al toro..., nada que ver con abrirle en canal cuando nadie mira antes de cada corrida..., como el final de Gladiator.

A mí me veréis respetar prácticas como la pesca con caña o la caza menor bajo cotas y vedas. Se trata de una disciplina que, con el tiempo, desaparecerá, y será bueno que así sea. Pero no me veréis participar en ninguno de esos enfrentamientos, por la pena que me produce ver a los animales morir. Algún día la sociedad comprenderá lo que es el chovinismo, el nihilismo..., mientras tanto, habrá que insistir.

Hoy quería hablar sobre algo en donde las máquinas podrían, poco a poco, ganar a las personas: en los juegos del hambre, comentaba, habían doce personas compitiendo. Este número no era casual: puede servir para dividir los grupos en dos, tres, cuatro o seis de antemano; más allá de las irregularidades propias del desarrollo de la competición. Formar un grupo más numeroso provoca que ese grupo gane posibilidades y, ante una muestra pequeña (pocos grupos), el más numeroso obtendrá la victoria - por lo que formar parte de un grupo provoca que cada miembro aumente sus probabilidades.

Enfocar la caza menor como si fuera los Juegos del hambre es un insulto a la inteligencia, una obscenidad (no por equivocar los conceptos, sino si realmente se convierte en eso). Es decir, el toreo es una obscenidad en comparación con la caza menor. Es una muestra horrible de la degradación del ser humano. Suena incluso horrible que haya que explicar algo de sentido común.

Pero quería, poco a poco, enfocarme más hacia el guan xi y su significado. Porque no hay que olvidar que, aunque las reglas estén en contra de relacionarse, el saber buscar las reglas que ayuden a establecer una buena cooperación dentro de la teoría de juegos es en lo que consiste una verdadera guan xi.

Así que empezaré a tocar lo aberrante...
Dear Juan

I regret to say that we are indeed struggling with a heavy backlog, and as a result each editor is limited to at most 1 acceptance per month. Due to the nature of your claim, I am of course willing to send your paper for refereeing. If you wish for me to do this, could you start another submission, and then have the paper sent directly to my attention? You can choose me from the drop down list of editors. You may also wish to submit to another journal. Frankly, a proof of Beal’s Conjecture would be the story of the year in mathematics. 
You may also wish to consider a journal with a wider readership.

Best wishes,
Ken Ono
Si la demostración era trivialmente falsa, 
¿por qué dar cobertura? ¿Por qué no una respuesta simple?
Jugar con la gente para reirse de ella es inaceptable


Existen actividades, sobretodo en la universidad, consistentes en la tortura del alumnado. Buscan torear a los alumnos para divertirse a su costa. Consideran que estas novatadas continuas, ejercidas especialmente desde el profesorado, es una forma de captación espiritual, como si fuera un arcano, una enseñanza memética antigua (ya tocaré el tema de los arcanos). Sin embargo, los vicios también son memes, cuando algunos pueden vestirse de enseñanza, al final parasitan en la sociedad - emponzoñando las instituciones ya sean académicas o no. 

Un ejemplo de ello se encuentra en la ciudad de Murcia: el término murciano lo desconozco, pero es una variante del cocotazo.

Leyenda urbana que ayuda a ilustrar los malos vicios
Resulta que hay quien da un golpe seco en la zona occipital, con posibles consecuencias irreversibles, y luego dice que se trata de una costumbre murciana, que significa "hola". No importa cómo le pidamos a esos animales que dejen de hacerlo, porque los jueces de lo penal en la región de murcia aceptan ese tipo de comportamientos. Comportamientos que pueden desembocar en matar a una persona de un golpe en la cabeza..., u otra clase de daños.

Era muy divertido ver a McGiver dar esos golpecitos, para luego ver cómo decía que él nunca había matado a nadie. Sin embargo la estadística nos dice que algunos de los que tumbó, pudo no haberse levantado. Es como para pensárselo un poco.

Pero volvamos al guan xi...


Cuando yo era casi una persona, y recuerdo aquellos tiempos con añoranza mientras me quejaba de que no era un individuo que gozara de todos mis derechos y obligaciones, y enseñaba japonés, una de los aspectos programáticos que incluía era la idea de uchi y soto. Era un concepto tan importante que, incluso, si no se tenía la mentalidad correcta, aprender a hablar japonés se volvía especialmente complejo.

La idea de que hay unas personas que no son de nuestro círculo y, por tanto, nos vemos obligados a tratarles de manera diferente y, por otro lado, las personas que conforman nuestra corporación, cuando hablamos por ellas debemos pensar corporativamente. Todo eso forma parte de la mentalidad de colectivo, en absoluto nada que ver con los Juegos de Hambre, las novatadas o la intolerancia del sistema vertedero que se defiende en la Región de Murcia o en las universidades.

El pensamiento corporativo puede ser ampliado a un pensamiento mucho más universal: el pensamiento asambleario, soviético, de colectivo... Se trata de abandonar el individualismo y empezar a defender al ente jurídico, al proyecto, al conjunto, al nosotros. Porque el individuo puede perecer, pero siempre queda ese Legado y, dentro de ese legado, uno tiene un lugar, es una pieza, un miembro..., es alguien.

John Nash fue el primer matemático que nos trajo la idea de que todo no vale, que hace falta unas reglas para competir. Los juegos exigen un decoro donde cada una de las partes debe tener un margen a su favor y otro en su contra. Es por ello que los contratos que se hacen con los chinos es tan lento; tienen que comprobar que esa persona que no conocen no les pone en el contrato alguna cláusula que les obligue de mala manera, tienen que comprobar que, abierta la relación, pueden hablar bien de ellos a otras personas..., una mala relación emponzoña a todo el círculo. Los que contaminan tienen que ser EXPULSADOS sin remedio. Lejos de la cúpula, sin pensarlo siquiera. Sin importar si son amigos, peor si eran amigos, porque eso les convierte en traidores. Es lo único aceptable, y no existe margen de maniobra, salvo que se quiera que los problemas vuelvan a suceder.

Esta manera de ir inventándose reglas muy complejas sobre la marcha fue descrito en el capítulo el deber de un buen soldado. Un juego que tenía un formato ya sea vicioso o ya sea inocente, dependiendo de cómo se quiera interpretar el capítulo; y unas reglas sociales muy complejas donde nada se deja al azar y existe una idea de equidad intrínseca.

Yo mismo programé un juego para enfrentarme contra varios jugadores que yo mismo había diseñado. El juego consistía en tirar un dado tras decir a quién intentabas golpear, y cada jugador aceptaba hasta tres golpes. Cuando eres tú contra cuatro jugadores controlados por la máquina (en mis estudios solía varíar entre cuatro y seis), estas reglas son un azar, y las probabilidades de ganar se reduce al 20%. Pero cuando se les incorpora mecanismos como vengar a tus aliados, o atacar a quien ataque tu aliado, los que juegan bajo ese enfoque mejoran su porcentaje, pero no jugaban mejor que yo mismo. Todo esto inspiraba a pensar que había aún alguna manera de apretar las tuercas al juego..., lo que inspiró el capítulo del libro.



Quiero vuestros comentarios
No dejéis sentar ninguno de mis dogmas




lunes, 13 de febrero de 2017

Cálculo trascendente ¿Qué es?

Ya he tocado en varias ocasiones
el tema de la trascendencia
pues suele ser mencionado en la novela
sin embargo no lo he hecho desde el actual contexto tecnológico
¿Cómo se hacen cálculos trascendentes o para qué sirven?

¿Dónde está mi queso?

¿Pero qué narices será la trascendencia esa? El caso es que no paro de reformular mis postulados con respecto a estos cálculos. Y en el fondo sospecho que me va a costar encontrar documentación al respecto. Tenemos indagaciones relativas a los lenguajes introspectivos, o a la idea de lo que son las metaclases (una clase que alberga como información el cómo se almacenan las clases). A partir de ahí podemos hablar de trabajos de auditoría o de incluso replicación de sistemas de información dentro de las propias reglas establecidas por el sistema de información..., hasta ahí todo eso ya se conocía. 

Para entender el trabajo que ofrece la trascendencia podemos partir del trabajo que lleva a cabo, por ejemplo, la propia cultura. Si recogemos las máquinas que estoy desarrollando últimamente, se podría observar distintos procesos de cálculo que se lleva a cabo dentro de la máquina; uno de esos procesos consiste en duplicar sistemas que parecen modelar muy bien conexiones con la realidad, independientemente de que realmente esa realidad exista. Esto permite tener precalculadas las conexiones para que, cuando empiecen a ser útiles, sirvan como base de un modelo acoplable con la realidad.

Aún no tengo el lenguaje para decir lo útil que resulta, pero sí se puede disponer de distintos juegos para poner a la propia máquina al límite..., veré si desarrollo algunos y compruebo que las clases que estoy desarrollando cumplen las espectativas.


Existe un juego de consola antiguo llamado Shenmue. El juego, principalmente, consistía en una jinkana donde los jugadores tenían que ponerse a dar vueltas: para ganar había que pasar por distintos sitios dentro de un mapa inmenso. Crear ese tipo de videojuegos bien podría considerarse sencillo, si bien para que tengan un aliciente el verdadero coste se encuentra en que le tienen que meter tal nivel de detalle que prácticamente el 99% de las cosas que al final se pueden hacer no sirve absolutamente para nada, pero le incorpora una sensación de realismo al juego.

Hace relativamente poco apareció una nueva modalidad de juego: tipo Minecraft. Este modelo de juego ya era relativamente conocido, no tengo ejemplos preparados de juegos anteriores, pero era como tener un laboratorio y pretender construir compuestos. Sin embargo, Minecraft mezcla el buscarlos con crearlos y, ya de paso, te creas un refugio para protegerte de los monstruos; se considera, por tanto, que el juego es tipo survival.

Pues bien, juntando ambas virtudes aparece Conan Exile ya, pero ahora mismo. Es un survival tipo Minecraft, pero dándole el máximo realismo que le ofrece la tecnología (ya no son cubos). Detrás de Minecraft había una sensación de ambiente infantil grotesco, pues bien: parece que con Conan Exile pretenden darle un carácter mucho más sobrio y adulto. Hasta el punto de que han querido romper una barrera: van a habilitar que los personajes de vean completamente desnudos. Todo esto me recuerda un poco a aspectos de mi novela.

¿Y por qué no Shenmue 3-survival?
Debes encontrar materiales como en Minecraft,
construir empresas como en Steambot Chronicles y encararte a los mafiosos como en Yakuza.
Pues bien, vayamos al tema. Si el juego no transmite nada especial entonces el juego no triunfará. Detrás de Shenmue había una historia de kárate, con los elementos propios de las películas de kárate. Por lo que el desarrollo de la historia cumple con las espectativas de ver un personaje que evoluciona con su conocimiento de las artes marciales. Es decir: vemos un mundo, un desarrollo..., todo coherente.

En el caso de Conan Exile, vemos a un hereje. Empieza sin nada literalmente porque ha sido repudiado por todos, y eso justifica su soledad. Como si se hubiera sacado de la novela Conan, el conquistador, y luego comprobamos que el género no se parece en nada, porque en esa novela Conan ya era un pirata, un rey destronado, etcétera..., el objeto será ¿recuperar su honor? En principio parece como Elder Scrolls..., crearte un prestigio desde cero, tu propio reino..., una historia de creación.

No me sorprende que, con ese título, exista algo de escepticismo..., sobre si transmitirá a los jugadores algo o no. Porque lo que quieren los jugadores no es ver culos y tetas, eso es mentira. Lo que divierte es lo que genera una cultura interna, lo que conforma un mundo coherente aprovechable con la realidad, algo que haga casar conceptos dentro de un enfoque extrapolable en el mundo de la imaginación... Es decir, algo que permita que en la mente trasciendan algunas ideas.

Conan Exile: ¿te han expulsado? Pues empieza levantando los muros de tu propia civilización.

Entonces, ¿qué le falta a Conan Exile? ¿Está perfecto tal como está? Yo no lo he jugado, no puedo juzgarlo. Sólo puedo decir que corre el riesgo de ser un cascarón vacío de frutos. O puede que hayan creado un género nuevo..., habrá que esperar un tiempo a que la gente le eche horas y que nos lo cuenten.

En cualquier caso, no será el primer survival de ese estilo que debió haber cosechado triunfos y, sin embargo no consiguió calar lo suficiente como para convencer a los jugadores...

Yo voy a ver si planteo un minijuego muy sencillo que genere un enfoque trascendente a las técnicas actuales de inteligencia artificial (basadas en el cálculo de componente principal). 

A este juego lo voy a llamar Neolítical B de parámetros (N, M). En este juego disponemos de parámetros dependientes del número de jugadores: especulo N = 5 y M = 12 para dos jugadores.

1. Se dispone de un tablero NxN formado por cartas de una baraja de cuatro palos donde se colocarán unas fichas que representan a los jugadores. Los jugadores inicialmente empiezan sin cartas. 
2. De la baraja se van formando montones de M cartas boca abajo; esto es, de la baraja principal se discrimina un montón de M cartas por destapar. Cuando se hayan destapado esas M cartas diremos que ha pasado una jornada. Por lo que habrá que preparar automáticamente el siguiente montón de M cartas. 
3. Por cada jornada pasada, todos los jugadores tendrán que dar una carta que tengan en mano. El que no lo haga muere de hambre. 
4. Los jugadores por turnos podrán llevar a cabo cualquiera de sólo una de estas acciones: 
a) Moverse a una carta adyacente. Si se desplaza más allá del tablero, solicitará una de las cartas boca abajo para ponerse encima y sin descubrirla (terreno virgen). 
b) Mostrar la carta sobre la que está situado (preparar el terreno). 
c) Colocar boca arriba una de las cartas que tenga el jugador (cultivar un palo si es una carta pequeña o emponzoñar un palo si es una carta grande). 
d) Se descubre boca arriba una nueva carta, entonces: 
d-1) Si se encuentra sobre una carta de mismo palo y menor valor, entonces se puede quedar con la carta (ha cosechado el terreno con éxito). 
d-2) Si se encuentra sobre una carta de distinto palo y menor valor, entonces puede plantar la nueva carta sobre el lugar donde se encuentra (obsolescencia). 
d-3) Si se encuentra sobre terreno virgen o no ha hecho las dos opciones anteriores, se interpreta que el jugador ha querido perder el tiempo, y se deshecha la carta.

Se puede cambiar de modalidad y plantear el neolitical-visto, donde se juega sin terrenos vírgenes y las cartas de la siguiente jornada se muestran en abanico para saber lo que va a venir en las siguientes horas.

Pues bien, diremos que los jugadores trascenderán si descubren el valor de cultivar la tierra, si pueden jugar por parejas (como en el mus), si son capaces de tener iniciativas agresivas y contraofensivas..., etcétera. El metalenguaje que necesita una inteligencia artificial para que llegue a estos extremos exige reconocer el comportamiento del resto de los jugadores y sin embargo, aquí está el tema de este post: Imaginen que cambiamos las reglas del Neolitical B de parámetros (M, N) por otro juego llamado Neolitical D de parámetros (P, V, M, N), consistente en descubrir las tierras vírgenes apuntando sobre el papel el número sacado con dos dados (un dado de P caras para determinar el palo y otro de V caras para determinar el valor) ¿pueden hacer que la experiencia extraida con unos jugadores sobre Neolitical B trascienda a una manera de jugar más experta para el Neolitical D? Especulo que una inteligencia flexible sería capaz de extrapolar esa experiencia.

Está claro que pretenciosidad no me falta con respecto a lo que ofrece este tipo de juegos. Pero no hay que olvidar que el juego es de sólo cuatro reglas, por lo que no se me va a negar que es hermoso. Por otro lado, cuando creo que la tecnología actual no tiene superado este reto, no niego que esto no se pueda hacer en el futuro. Pero por el momento dejémoslo conque este juego es bastante complejo y, desde mi punto de vista, es objeto de estudio.

Las cut-scenes es el medio que usan los programadores de videojuegos
para suplir con historia la falta de trascendencia, de diversión.
¿PNJ's que generen sus propios cut-scenes y subtramas como en mi novela?

Bueno, esta entrada iba a ser para hablar del vídeo de Kate Perry, que me encanta. La música en ocasiones es utilizada para recordarle a la gente el que debe despertar, que debe dejar de dar vueltas en su jinkana para aplicar lo que ha aprendido en descubrir qué es lo que cultiva los recursos que te dan de comer y que seas capaz de hacerlo tú por ti mismo.



Suficiente hasta aquí
cómo me gustaría estar en un equipo de esos
Poned comentarios



viernes, 10 de febrero de 2017

Incorporar Mentalidad china. Mamahuhu

Hace relativamente poco leí
un código ético pensado para los robots
y las inteligencias artificiales
en ese código ético se incluían términos muy vagos
quizá con la esperanza de que en el futuro queden bien definidos
como hubo firmas de gente importante me veo obligado a tocar el tema

¡Muy bien! Acabas de conseguir un smart-dildo gigante
Cuenta una leyenda, o historia de la China - no sé, que un pintor en una ocasión dibujó un caballo con el cuerpo de un tigre (o puede que fuera al revés). Entonces uno de sus hijos miró el cuadro y le preguntó al padre qué era eso, y éste respondió "ma ma" (caballo). Así que ese mismo día ese hijo estuvo cara a cara con un tigre, cuando lo vio intentó tratarle como si fuera un caballo. Y el tigre devoró al chaval. Al rato el otro hijo le preguntó al padre que qué era el cuadro, y dijo "hu hu" (tigre). Así que el otro hijo dio con un caballo y, pensando que era un tigre, lo mató.

Cuando el padre descubrió lo que había pasado ese día con sus dos hijos alguien se acercó y le preguntó "ni hao ma" (¿cómo te va?), y el padre respondió: "mama huhu" (ni fu ni fa).

Bueno, he querido traer esta leyenda para comprender qué es eso del código ético robótico. Más que nada porque, para mi gusto, lo que leo está muy verde. Y es que para entender el código ético de los asuntos relativos a la automatización, considero que antes se debe recordar qué se entiende por responsabilidad ajena.

En todos los idiomas existe la pregunta que dice: "¿cómo estás?" Ante esa pregunta protocolaria, existe una respuesta automática, que puede pasar automáticamente por hacer la misma pregunta. Cuando una persona se considera víctima de las circunstancias, como si las cosas no fueran justas, acaba respondiendo para cortar el protocolo "muy mal...", entonces quien se queja debe tener un buen motivo para hacerlo. No se puede tirar la piedra y esconder la mano, si dices muy mal es por algo.

Sin embargo, cuando una persona considera que tiene la sartén por el mango y, aun así, las cosas no le van necesariamente bien, entonces tiene una respuesta protocolaria para no tener que decir "bien", ésta es del tipo "no me puedo quejar". Que en chino es "mama huhu", en japonés "mama", etc...

Todas las culturas necesitan ese tipo de respuesta para ayudar a introducir la conversación en torno a la realidad del individuo dentro del sistema. Los árabes, por ejemplo, además de incluir esa palabra, suelen dedicar largas conversaciones introductorias (lo que algunos llamamos diálogo de besugos), se trata de un protocolo muy familiar que denota sociabilidad en esa cultura: ¿y qué tal la familia? ¿y qué tal el trabajo? etc etc etc..., no les importa, pero lo preguntan, forma parte de su mentalidad.

Pero centrémonos en lo más chocante de esta entrada: ¿a santo de qué estoy hablando sobre cómo se introducen chinos y árabes, y etcétera? Pues porque a mucha gente se le olvida que para crear un código ético para los robots antes debemos saber cómo se introducen ellos en nuestras vidas.


Uno de los aspectos positivos que se están poniendo de moda es la idea de que a una persona no debería de permitírsele enamorarse de un robot. Considero éste un aspecto positivo por una sencilla razón: la ideología de género, los colectivos ideolizados, la idea de que hay individuos clasificados por sus comportamientos... (que si pangénero, homosexuales, sin género...)..., todas esas cosas son incompatibles con una mente escéptica y científica. Lo que quiere decir que cualquier afirmación que se extraiga de todas esas categorizaciones tendrá un fuerte componente dogmático y, por tanto, estigmatizador. Yo digo, ¿eres hombre y te gustan los hombres? ¡Pues empáchate! Pero eso no es suficiente como para que vayas por ahí categorizando... Esas cosas se tienen que demostrar.

Más allá de las necesidades económicas o financieras que tengan ciertos grupos, que han sido capaces de aunar fuerzas para crear colectivos relevantes dentro de la esfera política, todo apunta a que no hay ninguna razón por la cual defienden según qué aseveraciones..., y esto nos lleva al tema de este blog: ¿para cuando lleguen las máquinas acaso no aparecerán los que digan que han nacido condicionados para enamorarse de un robot?

La pena que se sienta por una máquina que se destroza puede confundirse con amor
El amor desde un punto de vista sintético, en los individuos, supuestamente es una emoción resultante de los impulsos necesarios para satisfacer el intercambio de flujos reproductivos. Desde un punto de vista conceptual, el amor es un bello respeto, una idea de cómo valorar al otro individuo bajo una estética basada en algún principio hermoso ¿Qué legitimidad tendría una persona para decir que se ha enamorado de un robot? ¿Acaso la humanización de una máquina no supone una cosificación de las personas que le infundan respeto? ¿Desde un punto de vista biológico/psicológico/ingenieril cómo se puede haber diseñado una máquina para enamorar o ser enamorada por una persona?

Sin embargo, quería hilar fino en este post. No nos conformemos con tocar la superficie, me gustaría indagar pero en serio. 


La ética en el mundo de los automatismos debe tener cabida dentro de alguna rama del derecho (aunque sea sólo una asignatura, o un tema de dicha asignatura). Esto es debido a que hace unas pocas décadas se descubrió un concepto de vital importancia para el mundo del derecho, la economía y la sociedad en general: se trata de la Responsabilidad Jurídica.

Para entender este concepto, debemos comprender la diferencia entre una persona y un proyecto. Como decía V de Vendeta, las ideas son a prueba de balas. Es decir, las personas están, vienen, se van, pero las ideas son para siempre. Una idea permanece y se convierte en un símbolo. Algo que puede ser usado para protegerse o para fijar una ruta de futuro.

Cuando una persona compra un producto a una empresa y hay que devolverlo, la entidad jurídica es la que se hace responsable. Puede parecer algo muy vanal, pero es fundamental comprender que, por ejemplo, no se puede esperar que una entidad jurídica se reinserte en la sociedad, por lo que no le puede afectar el código penal. Cuando hay que iniciar en una empresa una investigación por lo penal siempre deberán buscarse las personas que se hagan responsables de tal empresa, de lo que sucediera.

Es por ello que lo primero que se debe hacer es reconocer cuándo sobre una máquina se puede construir un ente jurídico con su propio sistema contable (sociedad limitada o anónima), qué participaciones tienen los dueños sobre su diseño (en el pliego de condiciones debe quedar remarcado quién se hace cargo de la obsolescencia), así como cuál es el nivel de protección hacia las personas (actualmente se habla de protección de datos, pero en el futuro ese término no tiene más remedio que evolucionar y magnificarse).


Hemos visto cómo juguetitos inocentes cometían infracciones que, en un estado de derecho, debería de estar perfectamente tipificado - hasta el punto de provocar condenas penitenciarias de envergadura. Sin embargo, ocurre que cuanta más vieja es una democracia más rancias son sus leyes y, por tanto, los Derechos Humanos más difícilmente son defendidos.

Son esta clase de cosas las que tienen que depurarse, para que quede bien claro quiénes se hacen responsables y si realmente esa maquinaria que interactuará con personas es o no un auténtico peligro. 

Porque, señores, los hacktivistas que se mueven por la red lo hacen debido a los peligros que traen los automatismos sobre Internet (principalmente). Y me refiero a todos los hackers que son herederos del French Conexion (aquellos que defienden la protección de las personas por encima de las leyes vigentes - si fuera necesario).

Esto lo menciono porque, ¿qué se cree que pasaría si se empieza a lanzar una horda de robots en cadena sin un estándar ético que asegure sus comportamientos? Tarde o temprano aparecerían grupos de vándalos que destrozarían tales máquinas. Sin embargo, lo que no hay que olvidar nunca es que la responsabilidad de que las máquinas no tengan los límites bien definidos es de sus diseñadores

Por eso, antes de hablar de cómo enseñarle a una máquina a introducirse entre las personas, hace falta conocer el rol que jugarán las máquinas, los daños que podrían provocar y cuál es la responsabilidad de usuario que tienen los que interactúen con ellas.

Si les incorporamos "autoconsciencia" en un mundo no acotado
de recursos limitados y compartidos, se convertirán en nuestros dioses
Desde mi posición puedo perfectamente decir, porque me estoy dedicando a ello, que sí es factible incluirles a las máquinas una capacidad para ser conscientes de su propio diseño; incluso a un nivel muy superior que el propio conocimiento que tenemos nosotros mismos de medicina (porque es más fácil incorporar a un ordenador el propio conocimiento de informática cuando es el propio informático el que lo crea así). Sin embargo, como hay que ponerles limitaciones, me he aventurado a prever que, efectivamente, en virtud del tipo de limitación hablaremos de distintos tipos de automatismos y, por tanto, de distintas responsabilidades jurídicas.

Se me ha ocurrido distinguir cuatro sectores:
W: Los vigilantes (watcher). Sin capacidad para trascender, se dedican a vigilar con las cámaras el cumplimiento estricto de las normas, con capacidad para interpretar los datos observados. IA clásica. 
O: Los observadores (observer). Sin consciencia de su cuerpo. Se encargan de administrar las tareas e interpretar una manera de organizar el invariante para que se programe una versión requerida por los usuarios. 
L: Los atentos (listener). Sin capacidad para mejorar la funcionalidad del conductor. Se mueven y están orientados en un mapa que van marcando. Son los robots móviles de toda la vida. 
F: Los operadores (featurable). Sin capacidad para moverse del sitio. Son como vegetales, se encargan de readministrar todas las funcionalidades posibles para mejorar la eficiencia dentro de su ámbito de aplicación. Son los robots industriales de toda la vida.
Interpreto que, de incorporarle a un automatismo los cuatro automatismos, cada uno de ellos debería de ser independiente (hace cálculos egoístas por cuenta propia sin ser del todo consciente de con quiénes compite). De esa manera los distintos conflictos existentes podrían ser perfectamente desarrollables en virtud de la naturaleza del automatismo en cuestión.


¿Os ha gustado mi sistema W.O.L.F.? ¡Oh! Pero si ha salido una palabra en inglés..., ¡qué casualidad!




En fin...
comentarios porfa







jueves, 9 de febrero de 2017

La Fuerza del contraste

La novela Luces y Espectros no es 
una novela de un héroe o de una heroína
es una novela llena de contrastes entre personajes
y de múltiples lecturas en virtud de cuáles sean
tus favoritos
Hoy hablaré sobre la fuerza del Contraste


Parece que era en los tiempos de Franco y la república cuando tener una opinión que hiciera constraste significaba que eras del enemigo, un conspirador o un loco. En Cartagena se cuenta la historia de una loca conocida por todos los vecinos de entonces que, al llegar los franquistas, con ese humor muy cartagenero se abalanzó en tierra de nadie gritando: "¡Que vienen los buenos!".

Ella pensaría que, al ser conocida por todos ninguno de los suyos (los republicanos) le dispararía y, por otro lado, si el frente golpista veía a una desconocida gritando que ellos eran los buenos, tampoco le pasaría nada por ese bando. Sin embargo, la historia acaba como la mayoría de las historias que ocurren en Cartagena; no es una historia de Navidad, ni tampoco es de esos de final de película americana. Obviamente algún republicano le pegó un tiro. Ahí mismo, a sangre fría. Por loca..., o porque él no la conocía.

La posición de contraste es la base fundamental para hablar de cultura: sin contraste no hay Trasgresión. Sin trasgresión no hay mensaje. Se pueden hacer obras de arte sin mensaje, pero entonces es el ambiente el que trasgrede al espectador. 

Cuando trabajaba con compañeros, estaba en clase o en una oficina, si alguno me pedía consejo llegar ante un código completamente desconocido, echarle un ojo y, si es una tontería, sacarle el fallo en cerocoma. Lo hacía constantemente y de manera asertiva. Dices, "esta línea", y me podía marchar tranquilamente (si se trataba de una tontería). Si era algo más trascendente le dedicaba más tiempo; es de sentido común - te lo pide tu propio código deontológico.

El contraste es algo que necesitamos todos sin excepción. A medida que trabajamos en grupo vamos descubriendo esas cosas de las que nos olvidamos darle importancia y que, por hacerlo, se hace peligroso. De ahí es necesario recordar lo importante que es la tolerancia: nadie tiene certezas absolutas, por lo que lo que realmente importa es el protocolo que usamos para manifestar el error ajeno.

Estoy plenamente seguro que todos funcionaríamos mejor y a pleno rendimiento si tuviéramos un equipo con el que complementarnos. Es por eso que la novela está llena de equipos, de brigadas. Cada brigada tiene por encargo llevar a cabo tareas y, cuando un personaje se queda solo, siempre necesitará de otro personaje para salir del agujero en donde está metido. Podemos ver distintos tipos de agujeros en la novela Luces y Espectros.

1. Te han dado caza y estás muerto.
2. Te has abalanzado como cebo para salvar a alguien y estás atrapado.
3. Has acabado con tu disposición de héroe y te pueden pillar.
4. Has decidido trascender y aparentas ser una piltrafa.

Estos agujeros son visitados por dos personajes de cada, para darle contraste, y en cada momento siempre se hace necesario la aparición de un tercero que, con sólo su presencia, te eche una mano. En la propia novela, como era de esperar, expongo la naturaleza de aquello que es necesario para salir del hoyo, no hay que olvidar que la novela tiene esa intención de transmitir cómo debemos de comportarnos para conformar una comunidad que trascienda. Es decir, para que haya sinergia entre todos nosotros: que cuantos más seamos mejor seamos capaces de llevar las cosas. 

La Fuerza del Contraste lo que nos da es esa sinergia necesaria que permite que los problemas vayan de pequeños a más pequeños todavía. Pero para ello antes debo daros caza como lectores y mataros en mi obra. Debo acabar con vuestro individuo para que encontréis al dual de aquel que os sirve de contraste. 

Cuando estéis dispuestos a abalanzaros a explicarle a otro mi novela, sé que unas luces se os encenderán, y veréis el mundo desde otro punto de vista. Pero habréis sido víctimas de otro de mis agujeros, agujero que también la propia novela os ayuda a entender cómo salir: es la sociedad pasiva y su día a día la que inspira esa salida.

Entonces negarás que ya puedas dar lecciones a nadie, y temerás que tus consejos sobre mi novela puedan estar llenos de engaños, que te puedan pillar. Eso también pasa en la propia novela, no hay problema: para ello te sirves del dual de tu rival. Pillar por detrás a quien quiso acabar contigo, decir lo que nadie espera, porque ese mundo es justo el que conoces.

Para cuando tengas pillado al malo de la peli, puede que te den la razón, pero te ven como un deshecho, porque no han leído la novela y no te comprenden. En este caso es el logro social objetivo, el trabajo del día a día el que te dará la razón.

Sea como fuere, la novela intenta sumergir al lector a un mundo muy oscuro, pero que en el interior se alberga una gama llena de luces para aprender a salir por uno mismo. La visión de cómo uno se sumerge para luego volver a salir es como una enseñanza que, os digo yo, no me creáis si no queréis, puede ser una experiencia trascendente que os ayudará a ver el mundo, al menos, como yo lo veo.


La dualidad en nuestra visión del mundo es una forma de contraste
 que necesitamos y para eso la buscamos: porque rompe nuestra estética




Iba a poner otras cosas
pero al final he dicho esto
yo creo que suficiente hasta aquí
ya tendré la oportunidad de 
comentar otros asuntos pendientes
Quiero vuestros comentarios